¿Cómo es la personalidad alfa?

 

Con respecto a la personalidad alfa existe mucha confusión.  Se tiende a pensar en una personalidad avasalladora, que puede con todo, sin límites. Comportamiento agresivo, cortante y arrogante. Puede tener éxito con el sexo opuesto, puede ser admirada. Es frecuente que utilicen un lenguaje intelectual, que disfraza su comportamiento inmaduro. Acostumbran a descalificar al otro para salir ganador de las discusiones. Adopta una actitud dominante, pero a largo plazo la gente se aleja porque no le soportan.

 

Personalidad alfa es sinónimo de líder, que no tiene nada que ver con ser controlador y agresivo, algo que hoy en día se tiende a identificar como si fuera señal de capacidad y poder. Un líder no se impone. Es el grupo que otorga el reconocimiento de liderazgo a la persona para que ejerza como líder del grupo, ya que se considera que será beneficioso para el grupo. No dan ordenes, tienen mayor libertad para elegir y decidir y el resto le sigue.

 

 

¿En qué consiste la falsa personalidad alfa del hombre?

 

Se piensa en el hombre ideal, de gran musculatura, guapo, vestido con ropa de diseño, lleva la última tecnología, etc. Actúa como el “chico malo”, con chulería. Se destaca del resto, es ambicioso y competitivo. El personaje que mejor representa este tipo de personalidad es James Bond. Personaje de la ficción, no corresponde a la realidad de este mundo.

Nos encontramos con una persona agresiva, lo que implica no estar bien consigo misma, tener baja autoestima y sentimientos de inseguridad. Imponen sus ideas a los demás, muestran una necesidad patológica de quedar por encima del resto, para sentirse reconfortados.

 

Debajo de esa coraza, es frecuente encontrar aspectos muy “blandos”, carencias afectivas, complejos, malestares internos, etc. La organización de su personalidad se puede comparar a la de los animales con caparazón, tipo tortuga o caracol o cualquier tipo de insecto. No hay estructura interna, solo un caparazón que protege de la fragilidad.

 

Es frecuente que las personas que tienen este tipo de funcionamiento tengan alguna adicción al alcohol o a las drogas, para evadirse de la realidad estresante que viven y la presión por la competencia constante que forma parte de su vida.

 

Existe la creencia de que este tipo de personas tienen más éxito con las chicas, pero… con qué tipo de chicas… Quizá con las que se conecta debido a sintonías similares.

 

El macho alfa es un líder, se conoce y confía en sus capacidades. No necesita pavonearse. Un hombre poderoso y fuerte es equilibrado y reflexivo. Se tiene en cuenta a sí mismo y tiene en cuenta a los demás. Se valora y valora.

 

Ejercer la autoridad implica aceptar las limitaciones y atreverse a aceptar que los demás pueden aportar algo valioso. Si podemos soportar esto, nos podremos sacar máximo partido y podremos encontrar al líder que llevamos dentro, porque no es un proceso de buscar fuera, al revés es un proceso interno de maduración.

Solo lo que es auténtico tiene valor, si nos dedicamos a copiar, será “una copia”, algo falso que no tendrá consistencia.

 

¿En que consiste la falsa personalidad alfa en la mujer?

 

Es un tipo de funcionamiento, que cuidan la imagen para que denote poder.  Predomina la dominancia y el sentimiento de superioridad. Acostumbran a tenerlo todo controlado. Gran auto-exigencia para conseguir los objetivos marcados. Pueden dedicarse a reforzar su posición dentro de un grupo a base de menospreciar a los demás. Necesidad de que quede demostrado que han conseguido más que los otros. Muy competitivas. El personaje de Meryl Streep en “El diablo se viste de Prada”, representa muy bien este tipo de personalidad.

 

 Existe gran susceptibilidad de ser tratadas como “el sexo débil”, como si fueran menos capaces que el hombre, con necesidad de competir con éste para demostrar que no son menos. Implica una forma de comportarse, siempre a la defensiva. Esto repercute negativamente en el atractivo hacia el sexo opuesto.

 

 

¿nace o se hace?

 

Las personas que están bien preparadas, que se dedican a continuar formándose, lo que implica que reconocen que deben seguir ampliando sus conocimientos y que se dedican a aprender a modificar en torno a lo que el grupo necesita. Lo que implica la capacidad de tener una escucha sensible para saber lo que está demandando el grupo.

 Irá construyendo una personalidad alfa auténtica. Ya que, una personalidad alfa se construye. Habrá que ir potenciando las habilidades y atendiendo las trabas que pudiera haber del orden afectivo para gestionar las emociones y los sentimientos propios y ajenos. Para conseguir crecer como líder mientras se fomenta que los demás se desarrollen y saber emplear su poder para beneficiar al grupo.

 

 

 

Por oposición al alfa estaría el Beta ¿unos mandan y otros obedecen? ¿quién establece estos roles?

 

Depende que la personalidad alfa sea auténtica o falsa. Si es la primera no hablaremos en los términos de mandar y obedecer. Hablaremos de colaboración, de apoyo, etc.

 

Pero si se trata de una personalidad alfa falsa, entonces sí que uno manda y el otro ha de obedecer si no interesa que se rompa la relación. Porque “alfa falsa” necesita sometimiento para sentirse poderosa. Como en el fondo hay inseguridad, necesita recibir alimento constantemente.

 

¿ser una personalidad Alpha es una excusa suficiente para arrasar?

 

Volvemos a hablar de “alfa falsa”. Es alguien que no está bien consigo mismo, funciona a base de unos mecanismos de defensa que perjudican a los demás.

Para explicar estos mecanismos de una forma sencilla, diremos que es una persona que se siente menos, lo que no quiere decir que no tenga capacidades, este sentirse menos, lo coloca en el otro y cada vez que siente que gana, que queda por encima, se reconforta. Pero esto no soluciona el problema y se habrá de repetir una y otra vez.

 

 

 

¿Se puede ser alfa sin incurrir en el abuso?

 

Claro que sí. Cómo he mencionado anteriormente, cuando la personalidad alfa es auténtica, no solo no hay abuso, si no que hay crecimiento por ambas partes. Lo que permite una relación rica. Esto se ha comprobado en el buen resultado obtenido por equipos de trabajo que estaban coordinados por una personalidad alfa autentica.

 

 

 

NEUS GARCÍA GUERRA

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta.